jueves, 29 de marzo de 2012

Solitaria y amargada..



A un mal hombre
entregué mi corazón
destrozándolo sin compasión
un alto precio pagué.

Aun me duele el cuerpo
sus gritos torturan mi mente
no logro conciliar el sueño
mil pesadillas cada noche persiguiéndome.

No me quedan lágrimas
mis ojos fueron cascadas
de mi rostro se borró la sonrisa
en su lugar quedó una agria mueca.

Ya no existe aquella joven alegre
ahora soy una mujer de hielo
esperando cada día la llegada de la muerte
para mi la vida no tiene sentido.

Solitaria y amargada
sin ilusión por nada
aunque tranquila por que no me dañaras
la libertad perdiste.
Magda Lluna
©Derechos reservados

2 comentarios:

  1. Triste es sufrir para llegar a un punto tan frío. El alma siempre guarda en un rincón una pequeña llama para darnos calor. Te atreverias a negar que un día, sin más, te puede volver a iluminar?

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Toni,no dudo que asi sea,amigo,gracias por tu siempre bienvenida visita,besos

    ResponderEliminar