jueves, 28 de mayo de 2015

Mi castigo es no dejar de amarte


Como cada amanecer despierto pensándote
mi castigo es no dejar de amarte
te imagino viviendo mil aventuras
embriagándote de otros cuerpos.

Jugaste al  amante entre sombras
buscando  mi cobijo en las noches sin luna
a ti me entregué sin preguntar
caí presa de tus palabras cantarinas.

Ciega ante ese amor vacío
creí tus cuentos de hadas
en los que yo era tu princesa
y tú el mago de mis sueños.

Pero la brisa de la realidad
despertó mi razón
incapaz de enfrentar verdades
huiste como el  cobarde que eres.
Magda Lluna
©Derechos reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada