viernes, 18 de julio de 2014

Muere por no separarse de ella.

Indiferente a  las miradas
camina al encuentro de su amada
ella le espera en una bella habitación
donde vivirán su amor.

Esa mujer ilumina sus pensamientos
la ama incluso en sueños
teme nombrarla
en la cama equivocada.

La toma entre los brazos
acaricia su piel de seda
enloquece viéndola desnuda
es hermosa como la luna.

Ella le besa la boca
con sus labios dibuja su torso
sabedora que es la dueña 
de ese varonil cuerpo.

Harán el amor hasta el anochecer
cual dos enamorados
en su primera vez
sin importarles nada más.

Bajo las estrellas
se despiden hasta pronto
él se aleja cabizbajo
muere por no separarse de ella.
Magda Lluna
©Derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada